jueves, 27 de mayo de 2010

Claire Fontaine y el libro de hadas

Había muchos libros en la habitación de Julien. Mientras él dormía, Claire Fontaine los hojeaba y devoraba como el perro intelectual que era.

Historias de amor, historias de valor, historias de venganza, historias de justicia, historias de milagros.

Historias de hadas.

Claire Fontaine abrió sus ojos claros como celestiales platos y leyó.




“Las hadas están en tantísimos sitios que no las vemos. Son pequeñas y por eso pueden esconderse en cualquier parte: bajo tu almohada, en un vaso, en un zapato, a veces hasta en un salero (en un azucarero es más sencillo).

Las hadas hacen cosas extrañas y misteriosas, pero todo con un fin. No se puede saber bien cuál, pues los de su clase tienen sus propios motivos.

El ruido fuerte y las discusiones las asustan, aunque ellas mismas son fuertes y resistentes luchadoras, también celosas de su espacio. Acceden a compartirlo siempre y cuando el inquilino no perturbe la tranquilidad y el equilibrio natural, pues estas espléndidas criaturas se muestran preferentes a las zonas rurales y arboladas”.



“Ellas mismas pueden confundirse con flores, frutos o plantas. Se visten con hojas y ramitas y revolotean entre los tallos, guardando y protegiendo los campos. Guardan sus hogares y nuestro futuro.

Se alimentan de bayas, agua y, en ocasiones, de miel, una miel especial que preparan con una receta secreta y mágica. Nunca la han dado a probar a los humanos, y se cree que es esta bebida especial y nutritiva la que nutre y hace crecer sus hermosas alas de mariposa. Después de unas gotas de miel especiada, pueden agitar fuerte y rápidamente sus alas, que son más grandes que ellos pero saben tener cuidado y no rompérselas”.



“A las hadas les gusta jugar e interactuar con los seres de la naturaleza, pero han tenido que mostrarse esquivas con los humanos, ya que éstos las capturaban y encarcelaban, jugando con ellas como si de ratoncitos de laboratorio se tratara.

Las hadas son vengativas y actuarán contra todo aquél que las dañe con peligrosos venenos y fuerzas de la naturaleza. Estas mismas heridas sólo pueden ser curadas por las hadas: preparan medicinas y ungüentos especiales mediante hierbas y arbustos desconocidos y curativos”.



“Las hadas no envejecen, sólo mueren si son asesinadas. No se han podido documentar bien las muertes de las hadas. Se cree que, cuando les llega la hora, acuden directamente a su destino sin miedo ni lucha.

Abandonan sus casas en las flores y no se las ve más, aunque se van sin decir adiós”.

4 comentarios:

  1. Me parecio muy bello ToT
    mas que siempre he amado las hadas x33 tenia un monton de libros sobre ellas xD

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso texto sobre las hadas!!! Me encanta tu historia, me encantaría leerla entera^^

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias a todos por vuestros bellos comentarios! Claire Fontaine es un poco hada, un poco pajarito dorado y un poco sirena, pero eso ya lo descubriréis por vosotros mismos :) Una vez más, muchas gracias ^^

    ResponderEliminar